Un coche de F1 a la deriva en una pista de esquí es loco y magnífico

Esta es la materia de la que están hechos los sueños de un aficionado a la gasolina. El piloto de Toro Rosso Max Verstappen, genio y loco, llevó su auto de Fórmula Uno a dar una vuelta en las pistas de esquí de Kitzbühel, Austria.

En preparación para el truco, el equipo de Red Bull equipó el auto con llantas con clavos y cadenas para la nieve, y agregó un aumento en la altura de manejo. Aparte de eso, la moto de nieve F1 no tenía modificaciones. Verstappen abordó la famosa cuesta Streif con poco más que un pie derecho talentoso y la confianza de un psicópata.



Si pensaba que se necesitaba habilidad para conducir un automóvil por una pista seca, espere hasta que vea esto. El piloto de 18 años se pone en modo bestia en la montaña, derrapando y rompiendo donas con más estilo que la mayoría de los hombres en tierra firme. Si alguna vez se ha preguntado qué hacen los pilotos de F1 en la temporada baja, aquí está su respuesta.